Regalos falleros: a estos no se les prende fuego

Los seres humanos, habitantes de este gran planeta Tierra, hemos desarrollado a lo largo del tiempo y el espacio una enorme variedad de culturas que aun siendo cada una de ellas plenamente identificable y especial, poseen todas ciertas cualidades en común que identifican a la especie. Y una de las que se nos ocurre, mientras analizamos las ofertas de regalos falleros por Internet, es el deseo universal de festejar y celebrar acontecimientos.

Esas al igual que tantas otras conductas observadas consistentemente en la familia humana, por ejemplo: la risa o el juego, carecen de una explicación científica que suene plausible. Ya que no requerimos de ello para sobrevivir. Y de hecho, muchas veces, representan un gasto extra de esfuerzos y recursos.

Así que desde un punto de vista estrictamente pragmático, no tiene lógica realizar todos los años una compleja celebración cuya principal actividad es construir enormes, hermosas y elaboradas estatuas de materiales combustibles, llamadas fallas, para luego de unos días y un itinerario específico, prenderles fuego.

Pero, somos seres sociales con concepto de temporalidad que usamos el pasado para afianzarnos y explorar las incertidumbres del futuro; no pasamos únicamente por la vida, sino que nos regocijamos en ella y le buscamos sentido, aprovechando las rutinas diarias en la creación de ritos y tradiciones de profundo significado.

Y entonces, lo que comenzó como una simple necesidad en comunidades de carpinteros, de deshacerse de los restos, virutas, proyectos inconclusos y piezas rotas; se fue transformando lentamente en una razón para preparar una fiesta y competir entre vecindarios, viendo quien construye el mejor monumento, el más ingenioso y satírico.

Y en medio de la algarabía los vecinos se obsequian unos a otros sencillos y hermosos regalos falleros. Porque, después de todo, la existencia resultaría muy aburrida y estresante si no se tuviera ninguna expectativa para el mañana.

 

Regalos falleros


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *