¿Qué es una tarjeta estudiantil?

En los bancos siempre hay distintas maneras de solventar alguna necesidad que te preocupe. Desde abrir una cuenta para tener tu dinero y usar tu tarjeta de débito diariamente, hasta tener una tarjeta de crédito ya sea, una normal o una tarjeta estudiantil.

Normalmente un estudiante puede ir a una entidad financiera para preguntar por sus opciones para estudiantes, puesto que son muchos los bancos que tienen servicios dedicados a los mismos.

Entre la gama de alternativas, se pueden mencionar las cuentas de ahorro con una tasa de interés beneficiosa, como una tarjeta estudiantil con diferentes funciones básicas como pago de transporte o cajeros en las universidades, así como también, algunas con cierta cantidad de crédito para ser pagadas a cómodas cuotas, precisamente por tratarse de estudiantes.

Para obtener una tarjeta estudiantil, las entidades financieras por lo general te piden información de tu recinto educativo, siendo ellos: Constancia de estudio firmada por el recinto educativo, copia de tus notas, tu carnet, cédula y otros requisitos dependiendo si eres menor o mayor de edad y para que la necesitas.

Si tomamos un ejemplo de una tarjeta estudiantil, podemos hablar de la Tarjeta Universitaria Inteligente del grupo Santander en España, la cual, es una credencial que te identifica, tal como tu carnet universitario, adicionalmente te abre la puerta a servicios de valor añadido, desde operaciones financieras en tu universidad, afuera y dentro de la misma.

Funciones como:

  • Control de acceso a algunas zonas de los campus de las distintas universidades.
  • Uso de cajeros y terminales instalados cerca de la universidad.
  • Control de horario en la universidad.
  • Préstamo para la biblioteca.
  • Monedero electrónico
  • Tarjeta de débito para el usuario que lo desee.

Si eres estudiante, opta por una tarjeta estudiantil, dependiendo de la zona geográfica y los bancos que estén ofreciendo servicio en tu país, consulta y disfruta de los privilegios que trae ser estudiante y piensa en tu situación financiera.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *