Quiero invertir mis ahorros: ¿por dónde empezar?

Estamos en un momento histórico en el que se han democratizado los canales de información y cualquier persona del mundo occidental, independientemente de su nivel de conocimiento y de su condición, puede acceder a datos y servicios que hace unas décadas era imposible.

A nivel económico y financiero la aparición de internet y de las redes sociales ha llevado a que infinidad de pequeños inversores que antes se veían limitados a productos de perfil bajo ofrecidos por la banca más tradicional ahora, con una buena conexión doméstica, o incluso directamente desde su móvil, pueden operar a través de brokers de confianza como 1000Extra.

Imagen: pexels
Dicha herramienta permite contratar valores en mercados bursátiles, operar en
opciones y futuros, en el tan en boga mercado de divisas o incluso en el de las monedas virtuales, negocio que ha aparecido en los últimos años y que, gracias a sus increíbles rentabilidades, gana peso y más peso dentro de las carteras financieras.
Pero no solo es disponer de la oportunidad de invertir: todo ahorrador ha de saber qué hacer con su dinero, y aprender los mecanismos, las rutinas y las idiosincrasias de cada mercado para tratar de cumplir una máxima financiera básica: tratar de ganar el mayor dinero posible sin poner en juego su dinero. Lo que técnicamente se conoce como “maximizar la inversión minimizando el riesgo”.

¿Cómo conseguir ganar el mayor dinero posible, sin jugársela?

En primer lugar hay que estar informado. De nada sirve tener acceso a las distintas plataformas financieras que en la actualidad ofrecen productos, si no dedicamos el tiempo necesario a aprender cómo funciona cada mecanismo, y qué se cuece en la actualidad económica del país y del mundo.

Por eso hay que coger el hábito de dedicar un espacio de nuestro tiempo a leer: blogs, revistas especializadas, foros de usuarios y prensa salmón. Se puede hacer una vez al día o una vez a la semana, pero hay que saber qué ocurre en la actualidad. Esto nos ayudará a estar al tanto de los distintos insights, indicios, y tomar nuestras decisiones con la menor incertidumbre posible.

¿Qué nivel de riesgo estamos dispuestos a asumir?
¿Somos conservadores o somos arriesgados? ¿Queremos rentabilidades inmediatas o somos como una hormiguita que va logrando sus frutos poco a poco? Es una decisión que, como inversores, hemos de tomar. Porque de ella dependerá qué productos podemos contratar: no es lo mismo operar en intradía en bitcoins que comprar acciones de una multinacional de las telecomunicaciones para cobrar los dividendos anuales que reparta. O dejar el dinero en un depósito bancario.
En este punto hay que recordar otra máxima: a más rentabilidad, más riesgo.
Y es algo que hemos de decidir nosotros.

¿Corto o largo plazo?
De igual manera que el riesgo, hemos de decidir si invertimos en breves espacios de tiempo, en lo que se suele llamar el trading diario, o dejamos que nuestra inversión crezca con el paso de los meses.
Si optamos por esta segunda opción, hemos de tener claro que invertimos con dinero que no vamos a necesitar en mucho tiempo, básicamente porque si hemos de cancelar una operación, puede que por el camino no obtengamos las rentabilidades esperadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.