Compra con cabeza los repuestos de tu moto para ahorrar dinero

Tener siempre nuestra moto a punto y lista para circular es importante para no quedarnos tirados en el arcén a las primeras de cambio y sin previo aviso. Pero para muchas personas se trata de mucho más que eso, ya que supone su medio de transporte habitual para ir al trabajo o incluso para desempeñar su propio trabajo, por lo que es imprescindible arreglar cualquier desperfecto mecánico que podamos detectar.

Para ello llevaremos nuestra moto a un taller de confianza, donde podrán arreglarla en un tiempo record, siempre que tengan la pieza que nos hace falta. Sin embargo, lo normal es que el propio taller nos cobre un pequeño recargo por proporcionarnos la pieza, además del propio coste que tiene el componente.

¿De qué forma podemos ahorrarnos una cantidad de dinero en ese sentido? Muy fácil: recurriendo a las empresas de desguace, como por ejemplo  la web de www.desguacesdemotos.eu. En esta página los clientes van a encontrar las empresas de desguaces más cercanas a sus domicilios que estén especializadas en proporcionar el material necesario para arreglar los vehículos de dos ruedas (algo que no siempre es posible en todos los desguaces, puesto que muchos de ellos están más acostumbrados a vender en su mayor parte piezas de turismos).

No obstante, si en lugar de comprar directamente a través de esta web queremos tratar con alguna de estas empresas en persona, también tenemos la posibilidad de encontrar los correspondientes datos de contacto con los que dirigirnos a ellos. De ese modo podremos ver in situ la pieza antes de comprarla e incluso probarla. De todas formas si nos decidimos por esta opción vamos a tener que seguir una serie de consejos para que nuestra compra sea en todo caso un éxito total y no nos acaben dando gato por liebre.

Por ejemplo un buen consejo es comparar entre distintos presupuestos de varias empresas, en lugar de conformarnos con la primera empresa que tengamos delante de nuestras narices. La web de Desguaces de Motos, por ejemplo, ya se encarga de forma automática de realizar búsquedas simultáneas de material en los distintos centros autorizados de tratamiento de vehículos que se encuentran incluidos en sus respectivas bases de datos.

También es recomendable que conozcamos los datos básicos del vehículo. Es decir, una información sencilla de conocer como es la marca y el modelo del vehículo, la versión y el año de fabricación, el tipo de combustible que consume, la cilindrada del motor y los caballos del mismo.

De todas formas, si no conoces de memoria toda esta información, siempre puedes consultarla rápidamente en la documentación oficial del vehículo, que por supuesto deberías tener a mano para echarle un vistazo siempre que te sea necesario, como en este caso.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *