Algunas modificaciones son esenciales para la buena marcha de un negocio

L
os grandes cambios llevan a grandes recompensas. Esta frase encierra una gran verdad, que no es otra que la de ser conscientes de las debilidades que nos rodean, bloquearlas, suprimirlas, combatirlas… Y obtener con ello cambios en positivo para lograr recompensas que puedan sernos de utilidad.

Traslademos todo esto al mundo empresarial, donde la economía es tan importante. La crisis ha puesto de manifiesto que muchos negocios tienen que reformular su aspecto para lograr captar a muchos clientes, lo que influirá en la buena marcha financiera de un sitio en particular.

Por cierto, cuando hablamos de cambios no nos referimos únicamente a los de gran espectro, tal y como hemos dicho en el primer párrafo. Algunas modificaciones de poco calado pueden provocar un efecto mariposa enormemente positivo. Como bien sabéis, algunos científicos afirman que podría bastar el aleteo de una mariposa en la zona ecuatorial para provocar un tornado de condiciones desastrosas. Pues bien, en este caso las modificaciones que pueden provocar algunas sustituciones en un negocio son de color verde y afectan a su economía.

Vamos a poner un ejemplo de lo que estamos diciendo, porque puede ejemplificar de manera correcta ese tema tan complejo de los cambios menores: murales de pared. De acuerdo, expliquémonos un poco mejor: imagínate que tienes un bar o un restaurante que necesita un repintado. Nada hay que repugne más a los clientes que paredes sucias, con pisadas, con manchas de grasa o con zonas amarillentas. Así que es bastante lógico que queramos darle una nueva visión a nuestro negocio, pues de esta forma lograremos atraer a más clientes…

Ahora bien, ¿solamente nos quedamos en ese repintado? ¿No estaría bien pensar en una fotografía antigua impresa en vinilo y pegada a esa pared? ¿No funcionaría mucho mejor, al menos para la caja, que tuviésemos la vista de completar esa reforma introduciendo complementos que redondearán el aspecto de ese local?

Pues claro que sí, estos cambios pequeños al final se traducen en olas de positividad que le darán al balance final un aspecto mucho más saneado. Así que si un restaurante o un bar pueden conseguir esto, ¿cómo no van a prosperar otro tipo de negocios con leves modificaciones? No hablamos de gastos suntuosos ni de inversiones insostenibles, sino más bien de lo que te hemos presentado, es decir, alteraciones que no son caras, que no son traumáticas y que redundarán en nuestro beneficio.

Así que ya lo sabes, tener un negocio implica tener claro que algunas inversiones son obligatorias, y no por ello tienen que presuponer unos gastos tremebundos. Con tino, estudiando todo con detenimiento y elaborando un DAFO para saber si económicamente lo que hemos pensado es viable, seguramente lograremos un resultado impresionante. Lo cual es enormemente positivo en un periodo tan complejo en lo financiero.

murales de pared para negocios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *