La popularidad de la automatización

En la actualidad no se concibe un puesto de trabajo en una fábrica sin algún proceso de automatización.

Las empresas de automatismos, han generado una forma de trabajar mucho más sencillo.

Además se pueden incorporar casi en cualquier sistema productivo por muy dispares que sean o que puedan parecer. Por ejemplo en empresas dedicadas al tratamiento de aguas se puede automatizar procesos relacionados con los aliviaderos o las balsas de tratamiento. Esto es solo un detalle que se sale de las típicas empresas de embotellados o de producción en cadena, en lo que estamos habituados a ver estos sistemas totalmente automatizados, plantas productivas que parece que funcionan solas sin la intervención de la mano del hombre. Mirando con ojo crítico el sistema, se pueden localizar muchos puntos a automatizar y con los que se mejora la producción.

La automatización industrial se define como el uso de sistemas o de elementos computarizados con el objetivo de controlar maquinas y procesos industriales.

 

El inicio de la automatización

automatizaciónSi bien al principio, las primeras máquinas fueron creadas para en cierto modo ahorrarnos parte de la energía que gastábamos para realizar un proceso de fabricación, no deja de ser cierto que empleábamos esa parte de energía en utilizarlas, ya que era necesario el empleo de otro tipo de técnicas o aparatos para poner en marcha el sistema autómata.

Posteriormente , se empezaron a crear máquinas que funcionaban con la ayuda de otros sistemas, para que no tuviera que intervenir la mano humana.

Quizás el modo más popular de automatismo que conozcamos hoy son los robots. La robótica industrial.

Las ventajas son varias: repetitividad, control de la calidad, mejor integración, mayor eficiencia, podríamos decir que la automatización durante el siglo XX se contemplaba como básica, utilizando mecanismos muy simples. Aunque sí es verdad que se aumentó la producción y se redujo el esfuerzo físico, se redujo el trabajo.

 

Y ahora la automatización

automatizaciónPosteriormente se fue desarrollando. En la actualidad no existen muchos puestos de trabajo con riesgo de automatización.

Un ejemplo de la automatización por ejemplo pongamos en una casa es la domótica. Mediante la domótica conseguimos no tener que prestar un esfuerzo considerable para desarrollar según qué tareas.

Al final lo que estamos haciendo es automatizar la casa. No tendremos que esforzarnos ni por abrir ventanas ni puertas, es la integración perfecta entre la tecnología y el diseño que se ha realizado del interior.

Los toldos o las calderas son otros de los elementos más utilizados en la domótica. Todo lo puedes controlar bien desde tu cuadro de luces, también a través de tu móvil.

El portero automático sería otro claro ejemplo de lo que estamos hablando.  En cuanto a industria, las líneas de producción o por ejemplo el control de fugas o de puestos de ensamblaje son unos de los procesos más populares.

 

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *