Créditos sin comisiones

Cuando se pide un crédito en el banco, este cobra comisiones por diferentes conceptos. Generalmente, cobra una comisión de apertura por gastos de tramitación. Es decir, solo por pedir el dinero ya estamos pagando al banco. Normalmente, añaden esta comisión a la deuda por lo cual, si hemos pedido una determinada cantidad, antes de empezar a pagar ya estaremos debiendo más: la cantidad más la comisión.

Pero ahí no acaban los gastos. En caso de que las cosas nos vayan bien y queramos pagar el importe del préstamo antes de que se acabe el plazo, nuevamente nos pedirán una comisión. El concepto en este caso es una indemnización al banco por lo que dejará de ganar al abonar el préstamo antes de lo previsto. Es decir, nos penalizan por ser buenos pagadores y muy puntales.

Pero no vayas a pensar que entonces el banco prefiere a los malos pagadores, ya que si te retrasas en un recibo, nuevamente tendrás una comisión de penalización que puede ser bastante elevada.

Encontrar un préstamo sin comisiones

Si bien la penalización por devolución de un recibo o retraso en el cobro es algo que no se puede evitar y quizás la única que tiene una lógica, las otras sí podemos hacerlo si sabemos dónde y cómo pedir un crédito sin comisión.

Determinadas financieras ofrecen préstamos sin comisiones a precios muy competitivos. Si se hacen números es más que evidente que compensa contratar con ellos y no con la oficina bancaria. Por no hablar de que el papeleo es mucho menor y bastante más sencillo de gestionar.

Incluso cuando hablamos de cantidades muy pequeñas podemos ver que hay financieras que ofrecen a sus clientes promociones tan buenas como la posibilidad de conseguir un préstamo gratis, es decir, sin comisiones y sin intereses.

Usa los comparadores

Para saber qué financieras te ofrecen las mejores ventajas y además tienen los intereses más bajos tu mejor recurso son los comparadores. Estos instrumentos te ayudarán a que puedas ver en tu pantalla las diferentes opciones con las que cuentas y que puedas eliminar aquellas que no te interesan quedándote tan solo con las que responden a tus necesidades.

Una vez que sabes qué financieras son las que más te gustan puedes pinchar para ir a su Web y conocer un poco más sus productos, solicitando finalmente el que más te interese y el que te ayude a salir del apuro financiero con un menor coste.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *