Limpieza y desinfección

La reactivación económica es uno de los puntos más polémicos en el mundo en los tiempos que corren. Esto se atribuye a que la pandemia del coronavirus conllevó al cierre de una parte importante de las actividades comerciales, ya que su principal causa de contagio era el contacto entre personas. Poco a poco los representantes de los países han permitido la apertura de negocios, pero considerando un control de plagas y desinfección de los espacios.

Países como Estados Unidos, Brasil y México han estado en contra de afectar al sector económico de esta manera, puesto que implica aumento de la tasa de desempleo, retraso de proyectos, subida del déficit fiscal, etcétera. Al ser esto cierto, las naciones han tenido que reactivar de forma controlada la producción de los negocios y empresas de diversas categorías. Es decir, teniendo presente las medidas de higiene tanto en las personas como de los espacios donde trabajan.

Control de plagas Mallorca tras reactivación económica

Lo antes señalado se traduce en una limpieza y desinfección masiva de los lugares donde una cantidad de individuos determinados estarán en contacto con superficies, como puertas, sillas, escritorios, vitrinas, estanterías, muebles, etcétera. En estas cosas la molécula del COVID-19 se aloja, por lo que debe desactivarse y matarse para no incidir de modo negativo en la pandemia existente en el mundo.

El uso de alcohol al 70% v/v, soluciones cloradas, amonios, jabones, desinfectantes y compuestos fenólicos, son algunos de los químicos que se usan para atacar a los virus. Así mismo, es necesario para el arranque de las actividades, hacer una fumigación profesional de los espacios, donde exista alta probabilidad de encontrarse nidos de roedores, insectos, hongos y cualquier plaga. En especial si durante la cuarentena se interrumpió la limpieza y desinfección de las instalaciones.

Cabe destacar, que en aquellos negocios que cerraron y tenían alimentos almacenados, es aún más elevada la posibilidad de que estén los seres antes mencionados: roedores en principio. Hecho que se asocia a que los locales donde, antes del COVID-19, buscaban frecuentemente su sustento dejaron de suministrarlos y debieron entonces salir a explorar otros mercados.

Control del trabajador durante la pandemia

Adicional a los trabajos de limpieza, desinfección y fumigación, los cuales deben llevarse a cabo periódicamente, es fundamental que se haga seguimiento a los síntomas que presenten tanto los colaboradores como el cliente o toda aquella persona que se aproxime. Detectar y atacar cualquier anomalía a tiempo evitará que el coronavirus continúe causando estragos, así como otras enfermedades que generan las plagas.

Madridiario

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *